ROA, Historia Natural : un alegato del arte para los Vivos

Poblar nuestras ciudades con fauna es quizás la misión que se habría propuesto el artista ROA. En su exposición, titulada Histoire Naturelle (Historia Natural), en Itinerrance, nos plantea esta pregunta: “¿hemos perdido el vínculo con la naturaleza?

Esta fue la primera exposición de ROA a la que tuve el placer de asistir, y casi mi única dosis de cultura de este “covidado” invierno. Ya había podido admirar algunos de sus frescos en Montreal, Madrid o Londres. Elsa me había enviado algunas fotos de Berlín y Viena. Pero esta vez fui especialmente sensible al alcance de su trabajo. Como si sus obras se hicieran eco de mis pensamientos en ese momento, pero sobre todo el contexto vinculado a los estudios que estoy cursando sobre urbanismo y biodiversidad, y la crisis sanitaria.


El título del artículo está extraído de varias entrevistas con Bruno David, presidente del Museo Nacional de Historia Natural, con motivo de la reciente publicación de su libro A l’Aube de la 6ème extinction (Grasset, 2021). Indirectamente, y a través de nuestras interpretaciones de la obra de ROA, el resto de nuestros comentarios se inspiran e invitan a todos a interesarse por las cuestiones ecológicas que se abordan en este libro.

El enfoque artístico de ROA

Los animales gigantes del artista ROA son inconfundibles si se camina cerca. Suelen ocupar toda la superficie de la pared, como si quisieran ocupar con orgullo todo el espacio del edificio que se les hubiera concedido. De estas obras emana una gran calma. Sus sujetos están representados con sobriedad en blanco y negro, con aspecto apacible, dormido o incluso muerto. Ningún elemento externo parece perturbarlos o asustarlos. A veces, solo dibuja el esqueleto de los animales y las raras zonas planas de color se utilizan para reproducir los órganos. Nada demasiado macabro o sangriento, sólo puras representaciones de anatomía. ROA ha tenido la oportunidad de pintar a sus animales en muchos países de todos los continentes, como si hubiera desplegado una especie de inventario de la fauna que hubiera elegido mantener en diferentes partes del mundo.

El enfoque recuerda al de los exploradores naturalistas de los siglos XII al XIX, que dibujaban sus observaciones e inventariaban sus descubrimientos sobre la flora y la fauna de sus expediciones. De esta herencia, el artista se inspira evidentemente, pero su filosofía es diferente. Su obra es mucho más simbólica y nos remite a cuestiones ecológicas mucho más actuales.

Sin embargo, su técnica es similar a la de un artista y no al método de un científico. Roa estudia los contextos que se superponen en la realización de su obra, empezando por su soporte. La función del edificio, la cultura y el patrimonio locales o la historia del país también influyen en la elección final del animal y la forma que adopta. En última instancia, sus obras encarnan su propia interpretación del entorno urbano y son el resultado de su experiencia personal. En 2014, ROA creó su único fresco visible en París, en el distrito 13, para completar la ruta de grandes frescos del bulevar París 13, organizada por Itinerrance. Se trata del esqueleto de un animal inspirado en una visita al Muséum National d’Histoire Naturelle.

ROA hace visible la fauna en la ciudad

A través de la realización de sus frescos, ROA llama nuestra atención sobre las figuras de su bestiario. Nos familiariza sutilmente con la presencia y la existencia de animales en el espacio público. La visibilidad que ofrece a sus temas se ve reforzada por el carácter lúdico que se desprende de la contemplación de sus obras. Uno se sorprende al intentar reconocer de qué especie se trata (¡sobre todo si se trata del dibujo de su esqueleto!). Esa es la interpretación que os dimos aquí, sobre su fresco en el distrito 13.

Tanto en la calle como en la galería, su obra parece fundamentalmente interactiva. En las obras que expone actualmente en Itinerrance, este carácter es aún más explícito. Presenta una serie de pinturas de animales sobre paneles creados a partir de un ensamblaje de placas metálicas hechas con materiales reciclados. Como en un armario, ha colocado varios tiradores que permiten manipular y jugar con el soporte. Así, se invita al espectador a abrir una o todas las partes de este dispositivo para revelar varias capas de la anatomía del animal en cuestión: su cuerpo entero, su carcasa y sus órganos. Más allá del aspecto lúdico, ROA añade un fuerte valor pedagógico a su trabajo. El público experimenta y aprende por sí mismo cómo es y de qué está hecho cada animal. La referencia al naturalismo, asociada al planteamiento y al nombre de la exposición, se acentúa aún más gracias al título latino de sus obras, que revela el nombre científico de los animales. En definitiva, nos parece que su práctica artística va de la mano de un verdadero trabajo de concienciación para comprender mejor la fauna.

Redescubrir el vínculo con la biodiversidad

Fiel a su voluntad de adecuar su obra a su contexto geográfico, ROA sólo representa especies locales o emblemáticas del lugar y del país en el que pinta. De hecho, los sujetos del artista están como reintroducidos en su entorno natural. Nunca verás un fresco de un elefante en Londres o Madrid. En cambio, en Bangkok, ¡sí! ROA mantiene el mismo rigor expositivo que impone en la calle, es decir, presentar especies autóctonas. Ni tigre ni jirafa, pero sí un ganso, una ardilla o un jabalí. Son animales que viven en Francia, o en la región de París, y que todos conocemos más o menos. Entre ellas hay especies vulnerables o en peligro de extinción, como algunas musarañas o zorrillos. Una de las obras muestra un conejo y un ciervo demacrado y podría evocar la actividad de la caza, vector de muchos debates y cuestiones ecológicas en un contexto de biodiversidad amenazada.

Cultural e históricamente, la ciudad es el hábitat privilegiado, incluso exclusivo, del hombre y de los animales que elige acoger. El planteamiento de ROA es poner en valor esta fauna local con la que convivimos pero que nos hemos acostumbrado a ignorar o incluso a hostilizar. Probablemente porque nuestros hábitos y ritmos urbanos nos compartimentan y hacen que nuestro contacto con esta naturaleza sea cada vez más escaso, hasta el punto de generar una desconexión entre nuestro modo de vida y la naturaleza. Sus obras tienden a recordarnos sobre todo que no sólo convivimos entre nosotros los humanos, sino con una diversidad de especies que llamamos biodiversidad. “La biodiversidad se refiere a todos los seres vivos y a los ecosistemas en los que viven. También incluye las interacciones de las especies entre sí y con su entorno“. Y a pesar de su carácter artificial, la ciudad encarna de hecho un ecosistema por derecho propio (N. Machon, 2020). De forma espontánea e inexorable, la biodiversidad invade los intersticios disponibles. ROA, que nunca dibuja a los humanos, interviene en el espacio urbano cuestionando nuestra percepción de la relación entre el hombre y la biodiversidad, como si quisiera reequilibrar el lugar del hombre en este ecosistema. 

El alcance ecológico de su obra

Durante mi visita, el entusiasmo de los visitantes era palpable. Especialmente frente a la instalación de un verdadero avión turístico en la entrada de la galería. En la primera cara se representa un cuervo y en la otra el artista ha pintado sus entrañas. Teniendo en cuenta el vínculo del artista entre su tema y su contexto, pensamos que el cuervo en el avión se refiere a la relación entre los seres humanos y los animales con esta fuerte idea de que nuestra especie habría conquistado todos los entornos, cielo, tierra, mar e incluso más allá. La exposición se haría así eco de la época de la sexta extinción masiva, que hace referencia al impacto de las actividades humanas en el planeta que provocan la desaparición de especies.

El declive de la biodiversidad está menos mediatizado que el del calentamiento global, que evoca espontáneamente la imagen de un oso polar hambriento sobre la capa de hielo que se derrite, o de un koala envuelto en llamas en Australia. Este tipo de fenómenos espectaculares son más fáciles de captar en nuestra mente. Mientras que la drástica disminución de la población de insectos en Francia nos deja más indiferentes. Así, se hace una observación, según la cual « la biodiversidad es una preocupación secundaria para los habitantes, frente a cuestiones medioambientales más globales. Los habitantes locales notan pocos cambios en las poblaciones de animales y plantas, como si la biodiversidad “fuera bien” » (Cormier et al., 2019). Esta falta de concienciación se explica en parte por el hecho de que se trata de una cuestión que las instituciones nacionales e internacionales han abordado más recientemente. El One Planet Summit para la Biodiversidad, el 11 de enero, dio fe de la creciente concienciación de nuestra sociedad y del pensamiento futuro. Más allá de los beneficios obvios que los ecosistemas naturales aportan a nuestro estilo de vida, “preservar la biodiversidad en las ciudades también significa participar en la conservación de las especies y hacia lo que podemos dirigir parte de nuestros compromisos ecológicos y ciudadanos.


Ya sea en el espacio público o en una galería, ROA nos ofrece casi metafóricamente una visita al zoo o al museo de historia natural. Puede que los temas del artista no sean tan espectaculares o exóticos como las especies que se pueden observar en estos lugares, pero su obra sirve para recordar que no son objeto de entretenimiento, sino representantes de una biodiversidad esencial para la humanidad.

Por último, el ROA sólo reproduce animales. Pero la flora no está obviamente excluida de la noción de biodiversidad y de lo que está en juego. Y tal vez este tema esté en el corazón de la obra de otros artistas callejeros. ¡Compartid con nosotras en los comentarios las referencias de artistas que se le ocurran!

Un último paralelismo que nos gustaría establecer aquí se refiere al contexto de la producción de la exposición. De hecho, mientras ROA preparaba sus obras, estaba confinado en París. Durante el primer confinamiento, todos nos quedamos sorprendidos por el regreso de la fauna a la ciudad después de habernos visto obligados a abandonar el espacio público. Y habíamos oído hablar de los efectos positivos de la ralentización de las actividades humanas en el planeta. El conjunto de la obra del artista resuena especialmente en el contexto actual que atravesamos.

Información práctica

Exposición de Historia Natural, ROA.
En la galería Itinerrance.
24b Boulevard du Général d’Armée Jean Simon, 75013 París
Hasta el 31 de marzo. Entrada gratuita de martes a sábado, de 11 a 17 horas.


Bibliografía

Casi todas nuestras fuentes están en francés. Podréis encontrar fácilmente enlaces similares con una pequeña búsqueda internet en vuestra lengua materna. No obstante, no dudéis en poneros en contacto conmigo: contact@invisiblewalls.eu.

ROA

  • Eludut, E., « ROA – between dreams and reality ». Graffiti Art magazine, 2020
  • Björn Van Poucke, Elise Luong, Street art /today.The 50 Most Influential Street Artists Today, Lannoo Publishers, 2016.
  • Exposición ANNIHILATION, en 2020, en la galería Backwoods en Melbourne

Biodiversidad

  • Bruno David, A l’aube de la 6e extinction, Grasset, 2021.

Biodiversidad urbana

  • Machon, N., « Les grandes lois de l’écologie appliquées à la biodiversité urbaine », Urbanisme et Biodiversité, Apogée, 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
RSS
error: Content is protected !!