El Cabanyal: exploración urbana y artística

Durante los pocos años que pasé en Valencia, me convencí rápidamente de que el arte urbano tenía un lugar atípico allí, especialmente en un barrio: el Cabanyal. Pero entonces, ¿cómo se hace eco el arte callejero de la planificación urbana y la vida cotidiana del barrio?

Un patrimonio en peligro de extinción

En este antiguo barrio de pescadores, de lo que algunos lugares todavía son testigos, las estrechas calles con sus numerosas fachadas cubiertas de azulejos de colores invitan, naturalmente, a perderse y descubrir las obras que allí se esconden.

Clasificado como patrimonio nacional en 1993, el ayuntamiento decidió en 1997 elaborar un proyecto de renovación que preveía modificaciones y destrucciones parciales para abrir la ciudad al litoral. Sin embargo, la excepcional movilización de los habitantes para la protección del patrimonio, llevada a cabo por la plataforma asociativa Salvem El Cabanyal impedirá que el plan se complete. Al negarse a abandonar el proyecto, las autoridades municipales se han apartado de su misión de mantenimiento.

Durante mi última estancia, por casualidad hice un encuentro bastante revelador de este compromiso y cercanía que los habitantes tienen con su barrio. Saliendo de la Bodega Gómez, un emblemático bar que lleva 30 años, un hombre cruzó la calle espontáneamente para encontrarse conmigo y contarme la historia del vecindario. Me contó la estrategia del antiguo ayuntamiento: la compra progresiva de edificios a particulares, con el objetivo último de destruirlos y continuar con su política urbanística.

Unas ruinas culturales

Con pocos recursos políticos y materiales, la cultura ha sido una de las principales palancas para la movilización y la valorización del patrimonio local, con la organización de festivales de arte de calle por ejemplo. Instintivamente, el arte callejero fue injertado en esta dinámica cultural.  

Barrio del Cabanyal

La presencia de muchas ruinas también ha contribuido al desarrollo del arte callejero. Los solares se han convertido en el terreno preferido de los artistas del graffiti, mejorando la apariencia de estos y dando testimonio de estos años de tensión. En estas piezas de paredes arañadas y marcadas, los más observadores encontraran los motivos de las piezas de cerámica, últimos restos de estas casas sacrificadas.

Azulejos sobre una de las ruinas del Cabanyal

El fresco de Lula Goce (2017) cubre uno de los terrenos baldíos de la calle Escalante en el que se encuentra un trozo de azulejos – Festival Poliniza Dos (Cabanyal)

De este modo, uno puede quedar encantado tanto por el patrimonio como por los rastros urbanos, hasta que se aprecia el trágico matiz que ofrece su combinación. A través de la relación esencial entre el soporte y el graffiti, el arte urbano se despliega en formas auténticas y en armonía con el alma del barrio: dañado, ciertamente, pero llamativo.

Hacia una institucionalización del arte urbano

Las obras ilegales e institucionales se codean, a medida que surgen y se multiplican nuevos proyectos de arte callejero, ante el innegable potencial del barrio. El nuevo ayuntamiento también parece percibirlo: en 2017, un proyecto excepcional ha unido el arte urbano con estos terrenos baldíos. A la espera de un nuevo plan de renovación (actualmente en curso), el barrio se adorna con frescos excepcionales con motivo del festival Poliniza Dos. Dos de ellos realmente me impresionaron:

El mural de Bosoletti que es una de mis obras favoritas en Valencia. Su técnica manipula nuestra percepción como un negativo cuyos colores pueden ser invertidos y revelados en su cámara de fotos usando el mismo proceso.

Fresco de Bosoletti (2017) – Festival Poliniza Dos (Cabanyal)

Y la de Hyuro, que se hace eco especialmente de la historia del Cabanyal ya que fue construida simbólicamente sobre la primera casa que iba a ser destruida por el proyecto de renovación.

Mural de Hyuro (2017) – Festival Poliniza Dos (Cabanyal)

En esta misma locura, el VLC Festival de Arte Urbano – Barris en moviment inaugurado, el pasado mes de septiembre, los frescos de los italianos Ericailcane o Dado Ferri. En octubre, el festival conFusión invitó al artista Creto para crear una obra de arte en movimiento en uno de los yermos del Cabanyal.

El Cabanyal, un distrito en plena mutación

Ahora mismo, siento que el vecindario está a punto de metamorfosearse a una velocidad vertiginosa. Recientemente se han aprobado nuevas medidas oficiales de rehabilitación y es difícil imaginar lo que nos depara el futuro. El turismo y los nuevos negocios se están apoderando gradualmente de la zona para darle una dinámica diferente, sobre todo porque la playa está muy cerca. Lo que es seguro es que la relación que el arte urbano tiene con el Cabanyal parece que va a durar… ¡y estaremos atentos a su transformación!

Espero que este artículo os inspire para explorar este barrio que tanto me fascina y para percibir el valor del arte urbano en el contexto del Cabanyal 🙂.

Para nuestros lectores que no conocen (o conocen mal) el barrio del Cabanyal, os ofrecemos un pequeño resumen no exhaustivo de su identidad y su patrimonio, ¡aquí vamos!

.

Algunos enlaces para navegar :

Salvem El Cabanyal

El graffiti en el Cabanyal, altovoz de la reivindicación ciudadana

València amplió la avenida Blasco Ibáñez con sus grandes murales de arte callejero.

Salvem El Cabanyal se desprecia de 21 años de resistencia ciudadana

Valencia compró casas en el Cabanyal para su derribo por 1,6 millones de euros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
RSS